jueves, 29 de agosto de 2013

Las nuevas tasas judiciales no reducen el volumen de trabajo de los jueces de Castelló

La saturación del sistema se sitúa en la primera instancia y no en la segunda donde se aplica el nuevo gravamen.

Los casos que se tratan en las jurisdicciones de Castelló no se redujeron considerablemente con la aplicación de las tasas judiciales. Así lo muestran las estadísticas del Consejo General de Justicia que indican que el primer semestre de 2012 se cerró con cerca de 44.000 casos aún por tramitar mientras que en el mismo periodo de este año la cifra de casos sin tramitar se mantenía en 42.000 casos.
Las políticas judiciales de Gallardón parecen no tener ningún efecto en la provincia de Castelló. El número de casos que quedan por tramitar al final de cada periodo se mantiene estable con más de 40.000 asuntos sin tramitar en los juzgados castellonenses.
La cifra de jueces fijos y la de jueces de refuerzo tampoco ha variado en los últimos años siendo de 58 jueces y de unos 6 jueces de refuerzo, según indican fuentes del Tribunal Superior de Justicia. De este modo cada uno de los jueces de Castelló tiene que abarcar un total de más de 625 asuntos al año, una cifra elevada que impide agilizar la justicia castellonense, pese a que esta fue una de las máximas por las que Gallardón defendía la aplicación de este tipo de tasas.
Las tasas judiciales gravan las reclamaciones que se realizan a los Tribunales lo que implica que se produzcan incrementos de entre 50 y 750 euros, según se indica en el BOE. Los ciudadanos deben pagar por primera vez la tasa en el orden Social y afrontar un coste de hasta 1.200 euros si quieren recurrir ante el Tribunal Supremo en la vía civil y contencioso-administrativa.
De este modo, los jueces pertenecientes a las jurisdicciones de la provincia de Castelló consideraron en el momento de su aplicación que el verdadero problema está en las juzgados de primera instancia donde se acumulan la mayoría de casos. Por lo tanto, gravar la segunda instancia no soluciona el problema de la saturación de la justicia que tiene su principal problema en las primeras instancias.
Las demandas se redujeron debido a la aplicación de la ley de tasas judiciales. Así, en Castelló se redujeron de 140 demandas registradas en enero del año 2012 a 90 el mismo mes de este año. Cabe recordar que es en esta segunda instancia donde se produce la aplicación de las tasas judiciales. El número de expedientes se redujo un 20 % durante el primer cuatrimestre de 2013. Esto refleja que muchos ciudadanos desestiman recurrir las sentencias ya que esto implica el pago de las tasas. De este modo, se limita las posibilidades de apelar las sentencias a menos que se disponga de unos fondos económicos. e. p. castelló

No hay comentarios: